IVA INCLUIDO - PORTES A PENÍNSULA GRATIS
Cómo engrasar la puerta de garaje

Las puertas de garaje necesitan un mantenimiento mínimo para que alarguen su vida útil en el tiempo lo máximo posible.

Si no mantenemos nuestras puertas de garaje automáticas éstas se deteriorarán y los elementos mecánicos se irán gastando y podrán provocar averías fatales que podrían haber sido prevenidas con un mínimo mantenimiento.

– ZONAS A ENGRASAR

Las principales zonas a engrasar en una puerta de garaje son las bisagras, los muelles, los cables y las guias.

Las bisagras de la puerta del garaje tienen que estar siempre bien engrasadas, o de lo contrario éstas se agarrotarán y harán que todo el conjunto arquitectónico de la puerta del garaje sufran y puedan averiarse.

Teniendo las bisagras bien engrasadas otra zona a tener bien lubricada son los muelles. Los muelles de la puerta del garaje son de acero galvanizado y entre ellos existe una fricción que si no están lubricados se acabarán rompiendo. Por ello es imprescindible tener bien lubricados los muelles si no queremos que alguno de los muelles rompan. Normalmente estos muelles aguantan una cantidad determinada de ciclos de trabajo, aproximadamente suelen ser aguantar unos 20.000 ciclos (10.000 aperturas y 10.000 cierres).

Los cables y las guias son las últimas zonas a estar bien engrasadas. Por las guias se deslizan las ruedas de nylon de la puerta del garaje, por lo que si no están bien lubricadas éstas se podrán agarrotar y no funcionar bien.

– CON QUÉ ENGRASAR

La grasa sólida no es la recomendada para engrasar nuestras puertas de garaje, pues a esta grasa se le acaba adhiriendo el polvo y termina por convertirse en un pegamento endurecido. Lo mejor para engrasar nuestra puerta de garaje automática es la valvulina o el famoso 3 en 1. Cualquier lubricante líquido que tenga teflón será el indicado para tener al día nuestra puerta de garaje automátizada.

– QUIEN DEBE HACER EL MANTENIMIENTO

El mantenimiento lo debe hacer una persona cualificada y un profesional del sector. No obstante, esto no es obligatorio como en el caso de los ascensores (por ejemplo), por lo que el mantenimiento puede hacerlo el propietario de la puerta automática. Si contratamos el mantenimiento a una empresa especializada derivaremos cualquier responsabilidad en caso de accidente a esta empresa, en cambio si no tenemos un mantenimiento contratado si ocurre un accidente será nuestra toda la responsabilidad.

Comparte Tu Opinión

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *

CART